PRM afirma informe confirma violaciones y sobrevaluaciones Punta Catalina y defiende intereses de Odebrecht

Tags


SANTO DOMINGO, República Dominicana.-El Partido Revolucionario Moderno (PRM) declaró que el informe de la comisión designada por el Presidente Danilo Medina para evaluar la licitación de la construcción de las plantas de carbón de la Central Punta Catalina fue un esfuerzo inútil para justificar la parcialidad del Gobierno en el otorgamiento del contrato a la empresa brasileña Odebrecht.

Asimismo, advierte que ese informe se inclina a proteger a Odebrecht, en detrimento del Esado dominicano.

“¿Por qué el Informe protege los intereses de Odebrecht y no los del Estado Dominicano?”, preguntó el PRM.

En rueda de prensa celebrada este martes, el Secretario General del PRM, Antonio Almonte, dijo que esa organización objeta y critica las violaciones que pone en evidencia el informe de la comisión sobre las exigencias del marco legal y normativo que regulaban la licitación.

Sostuvo el PRM que las violaciones que se cometieron en los criterios que llevaron a cabo la selección de Odebrecht como ganadora de la licitación, las costosas “distorsiones” en la financiación de las plantas de carbón, los indicios y confesiones de sobornos que mediaron en la negociación y los “claros indicios” de sobrevaluaciones en el costo de la obra.

A continuación los puntos críticos expuestos por e PRM sobre el informe de la comisión para Punta Catalina:

1.Una licitación improcedente

En enero del 2012 la CDEE dio apertura a una licitación pública internacional para construir plantas eléctricas de carbón o gas natural de 260 megavatios cada una hasta completar 1,000 megavatios. (LPI No. CDEEE-11/2011).

Según esta licitación serían empresas privadas locales y extranjeras las que construirían dichas plantas con recursos propios o financiamiento gestionado por ellas. El único compromiso del Estado sería garantizar la compra de la energía, a través de las distribuidoras. En este esquema el Estado no tendría necesidad de endeudarse, ni aportar un centavo para la construcción de las plantas.

En el marco de esta licitación, en abril del 2012, siete empresas precalificaron y otras seis estaban pendientes de subsanar algunos detalles. En julio del 2012, el recién electo presidente Danilo Medina viajó a Brasil para, entre otras cosas, gestionar cooperación del gobierno de ese país a fin de construir una central termoeléctrica.

En octubre de ese año, la CDEEE canceló la referida licitación sin ofrecer ninguna explicación. Luego, en mayo del 2013, abrió una nueva para la construcción de Punta Catalina.

La diferencia ha sido que ahora el gobierno ha tenido que buscar los recursos para financiar las plantas por un monto aproximado a los US$3,000 millones que provienen de impuestos y del endeudamiento público. Al respecto, cabe preguntarse ¿qué motivó semejante decisión del Presidente Danilo Medina?

2.El Informe de la Comisión encubre el incumplimiento de Odebrecht respecto al compromiso de financiamiento.

De acuerdo con el punto 14 del documento “Bases Fase de Ofertas y Cierre” (Bases de Licitación de Punta Catalina) cada participante debía adjuntar en su propuesta los documentos de garantía de financiamiento de por lo menos el 80% del costo del proyecto. La importancia de este requisito era tal que en el punto 14.8 de las bases se establecía que “será excluida toda oferta que no incluyera una oferta de financiamiento”.

En realidad, Odebrecht cumplió inicialmente con ese requisito, pero luego debido a su involucramiento en el escándalo de corrupción Lava Jato en Brasil, el financiamiento de 650 millones de dólares aprobado por el BNDES fue bloqueado y en consecuencia el desembolso de parte del financiamiento colateral del grupo de bancos europeos por 550 millones de dólares también ha sido parcialmente bloqueado.

En esas circunstancias, lo que correspondía a Odebrecht era sustituir esos financiamientos por otros, en razón de que se trataba de una clausula ineludible en las bases de la licitación. Es decir, Odebrecht incumplió y está descargando en el Gobierno Dominicano la responsabilidad de buscar el financiamiento.

“Ahora el gobierno ha tenido que buscar los recursos para financiar las plantas por un monto aproximado a los US$3,000 millones que provienen de impuestos y del endeudamiento público. Al respecto, cabe preguntarse ¿qué motivó semejante decisión del Presidente Danilo Medina?”

Lamentablemente, el Informe, plantea en sus páginas 75-76, acepta como buena y válida la posición de Odebrecht cuando señala: “Queda claro que la responsabilidad de buscar el financiamiento era del Estado Dominicano”.

La realidad es que Odebrecht no pudo sustituir el financiamiento de BNDES, por sus implicaciones en el escándalo internacional de corrupción que la inhabilitó, dejando al Gobierno Dominicano y a Punta Catalina en un franco estado de indefinición en cuanto a financiamiento.

Ese hecho ha producido un retraso de casi un año en la construcción, y generado costos financieros y otros perjuicios al Estado dominicano que podrían traducirse en penalidades a dicha empresa de acuerdo a disposiciones del propio contrato de construcción (EPC).  Esa es la razón por la cual Odebrecht señala al gobierno como responsable de la búsqueda del financiamiento.


Lamentablemente, el Informe coincide con los alegatos de Odebrecht y la descarga de culpas, mientras deriva hacia el Estado todos los costos de los incumplimientos. Cabría preguntarse: ¿Por qué el Informe protege los intereses de Odebrecht y no los del Estado Dominicano?